Esto no pretende ser una declaración comprensiva de la Fe, sino más bien una guía a los límites doctrinales dentro de los cuales funciona TXUT. Aquellos que comparten nuestra identidad espiritual estarán generalmente familiarizados con los siguientes términos y serán capaces de completar lo que falta.

AFIRMAMOS LO SIGUIENTE



  • Que la Biblia es la Palabra de Dios, dada y preservada por todas las generaciones. Creemos que es correcta en todo lo que afirma, y es la norma autoritativa por la cual determinamos creencias y conducta.
  • Que Dios existe como tres personas: el Padre, Jesucristo su único Hijo, nuestro Señor, que ofrece salvación a todos, y el Espíritu Santo que capacita a los hombres y mujeres para el servicio y los santifica para el propósito de Dios.
  • Que nada puede reemplazar la importancia de la iglesia local, que es el cuerpo de Cristo en la tierra, en el programa de Dios.
  • Que entrada a la iglesia es mediante el “nuevo nacimiento,” que es ocasionado por un arrepentimiento genuino de pecado, confesión de fe en Cristo como Salvador y entrega a Él como Señor.
  • Que la membrecía en la iglesia está representada por la participación gozosa en su adoración, comunión, sacramentos, testimonio, y por la aceptación de su disciplina.
  • Que la presencia y uso de los dones espirituales es esencial en la iglesia local y el ministerio Cristiano.
  • Que la vida cristiana victoriosa se basa en una comprensión adecuada y ejercicio de la autoridad espiritual transmitida al creyente por el don de la justicia.
  • En la resurrección de los muertos en el retorno de Cristo, en la certeza del juicio de Dios y en el inevitable resultado de ese juicio de los justos y los injustos, como se predijo en las Escrituras.

NUESTRO ROL



Nuestro rol en Texas University of Theology es llevar una educación teológica y entrenamiento ministerial a personas que no pueden o no están dispuestos a asistir a una institución de educación superior centralizada.

Pero más profundamente, mientras admiramos y respaldamos los esfuerzos de Colegios Bíblicos y Seminarios tradicionales, estamos profundamente comprometidos al concepto de entrenar las personas dentro del entorno de su propia iglesia local, y a la provisión de un excelente material de enseñanza con opciones de estudio para Cristianos en todas partes. Tratamos a todo el entorno de la iglesia local como parte de nuestra actividad docente: su culto, su testimonio, su koinonía [or: su hermandad], su enseñanza; su ministerio – todos son reconocidos como parte del proceso formativo para equipar a hombres y mujeres para servir a Cristo.

Nuestra función es simplemente añadir un recurso teológico y académico que pocas iglesias pueden fácilmente proporcionar, a la vez dejando la formación práctica en el ministerio en manos del pastor local. Detrás del formato en que presentamos nuestros materiales y los tipos de evaluación que empleamos, hay una filosofía educativa basada en el siguiente principio – la educación cristiana debe establecerse sobre una sólida base teológica (p.ej. las prohibiciones y advertencias sobre “sana doctrina” en 1 Timoteo 1:10; 4:13; 2 Timoteo 4:3; 2 Pedro 2:1-3; Jeremías 6:16; 1 Corintios 3:10-13; etc.).

Los estudiantes deben ser llevados a conocer a Dios, no solo aprender de Él, y el currículo debe ser conscientemente estructurado para lograr ese fin excelente. El objetivo debe ser no sólo impartir conocimientos, sino más bien enseñar principios de sana interpretación, mostrando a la gente cómo hacer su propia investigación y cómo aplicar la verdad a la vida. Una meta final es la activación de hombres y mujeres a un servicio cristiano eficaz, en cualquier entorno donde él o ella puedan ser llamados a ministrar.